Mejillones

Como conservar los mejillones

Que ricos son los mejillones, con la pasta, con la paella o con cualquier plato! Aportan un sabor espectacular a la comida, y aunque estemos en el centro de Madrid, siempre nos transportan a tierras de mar, como si estuviésemos en una terracita de Valencia en verano. 😎🌞 Como siempre, el consejo principal es…

Comprar productos frescos y consumir lo antes posible

A veces pasa que tenemos unas previsiones, queremos cocinar algo, y por una cosa u otra no podemos. No pasa nada. Vamos a ver como podemos conservar los mejillones, por un par de días más, desde el momento de la compra.

ElaboraciónDificultadDuración
15 / 20 minutos x 1 KgMedia / FácilHasta 3 días

Dependiendo de la cantidad de mejillones que tengas, y de tu capacidad por limpiarlos (si ya no está hecho), tardarás más o menos. Veoas paso a paso como conservarlos en la nevera.

  1. Quitar la barba y limpiar con una nana. Eliminar residuos de tierra, piedra y arena.
  2. Lavar con agua corriente por lo menos 10 minutos para descontaminar de impurezas
  3. Eliminar los mejillones muertos (los que están cerrados completamente o en mal estado)
  4. Envolver con un paño de algodón mojado
  5. Guardar en un boll o recipiente alto y tapar con un plato ondo
  6. Guardar en la parte alta de la nevera

Con esta técnica, podremos conservar un poco más el producto, haciendo que el mejillón quede vivo y pueda consumirse manteniendo el sabor. Es aconsejable que su cocción, se haga lo antes posible, sin dejar demasiado tiempo estancado en la nevera.

Como congelar los mejillones

Para congelar los mejillones, es necesario limpiarlos y cocinarlos. 🐚 Pueden aguantar por mucho más tiempo y estarán igualmente sabrosos a la hora de comerlos.

ElaboraciónDificultadDuración
30 / 40 minutos x 1 KgMedia / FácilHasta 6 meses
  1. Colocar los mejillones en una olla y tapar
  2. Calentar por 2 o 3 minutos en su propio vapor (sin agua ni elementos añadidos)
  3. Sacar con una espumadera y dejarlos enfriar en un plato por 10 / 15 minutos
  4. Eliminar los que están muertos (cerrados)
  5. Abrir los vivos, quitarlos de las cáscaras y limpiar de pelos
  6. Separar en un contenedor, dejando un poco de aire entre unos y otros para que no se peguen
  7. Tapar bien, para evitar mezclas de olores o pérdidas de líquido y congelar
  8. Una vez congelados, sacarlos del contenedor, y guardarlos en una bolsita hermética, para que ocupen menos espacio y se puedan sacar de uno en uno

Una vez que se cocinas los mejillones, soltarán un líquido, que podrás guardar para tus caldos de pescado casero.

  1. Deja que se enfríe a temperatura ambiente
  2. Cuélalo para eliminar impurezas
  3. Guárdalo en una cubitera listo para congelar

Cuando lo necesites, simplemente deberás sacar un cubito, y listo para cocinar! Acuérdate de etiquetarlo, para recordarte la fecha de congelación y el contenido. En caso contrario, no recordarás si el caldo es de pollo, de pescado o de verduras.

El uso posterior a la descongelación, es mejor que sea de “acompañamiento” a otro plato principal, y no comer crudo en ensalada o como aperitivo. Puede complementar un plato de arroz o una “pasta ai frutti di mare”. 😋🍜

Espero que estos pequeños consejos, te ayuden a conservar mejor tus alimentos. Hasta la próxima y suerte con tus recetas! 🙋🏻‍♀️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *