Huevos

Como conservar los huevos

Cuando compramos los huevos en el supermercado, los encontramos normalmente en cajas de cartón, a temperatura ambiente. Entonces, por qué en casa los guardamos en la nevera? Es correcta esta práctica?

Si, está bien hecho. Los huevos, necesitan almacenarse en un sitio seco, fresco y con temperatura constante. Por eso no los dejamos fuera. El ambiente de nuestra casa varía constantemente, entre el clima exterior y las alteraciones por cocinar, ventilador, calefacción, etc. La nevera nos asegura un ambiente más ideal para la conserva.

Manipulación in correcta de los huevos

No lavar los huevos antes de guardarlos
No cascar en el mismo sitio donde se van a batir
No separar la yema de la clara con la cáscara

Correcto manipulado de huevos

Revisar la caducidad de los huevos antes de comprar
Las manchas rojas en las yemas son comestibles
Las nubes de las claras son señal de frescura
Lavar la cáscara de los huevos antes de utilizarlos
Guardar los huevos en la puerta de la nevera
Mantener en el envase de cartón

Normalmente, los huevos llegan a las estanterías de los supermercados, con la fecha de caducidad marcada en la cáscara. Este periodo tiene un promedio de 30 días. Pero, si queremos hacer un uso más largo de este alimento, podemos también congelarlo, sin perder sus propiedades.

  1. Cascar el huevo (eliminar cáscara y residuos exteriores)
  2. Guardar dentro de un recipiente de plástico limpio
  3. Cubrir con papel film
  4. Guardar en el congelador
  5. Apuntar la fecha de congelación

Cómo saber si un huevo está apto para el consumo?

Para saber si un huevo está rico, antes de abrirlo, puedes introducirlo en un vaso con agua. Si éste permanece sumergido, quiere decir que está en buen estado.

Más flote en el agua y en peores condiciones estará. Cuando el huevo ya sale de la superficie, es aconsejable tirarlo, con cuidado a contaminar otros alimentos.

Ver la imagen aquí como referencia…

Cuidado con las bacterias!

Como todas sabemos, los huevos, pueden ser portadores de salmonella. Esta enfermedad, contamina tanto la parte externa como la yema y la clara. Además, podemos encontrarla en fruta y verdura, que no fueron bien lavadas y desinfectadas.

Para las personas sensibles y en riesgo de salud, es buena práctica, cocinar bien estos alimentos. Evitar que las bacterias, penetren en nuestros sistema, también evitando la contaminación cruzada durante el almacenamiento. Tapar bien las comidas y separar las crudas de las preparadas dentro de la nevera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *